Buscar este blog

domingo, 24 de agosto de 2008

El amor y la intimidad

“El amor me rodea. Amo, soy digno de amor y me aman”

De adultos buscamos experiencias amorosas similares a las que vivimos en nuestra infancia.
Encontrarás a personas que te confirmen tus ideas respecto al amor y las relaciones. Así si de niño buscabas amor y encontraste dolor, entonces de adulto encontrarás dolor en tu pareja a menos que te liberes de tu antigua pauta familiar.

AFIRMACIONES

* Me amo, me acepto y estoy a salvo.
* El amor es eternidad.
* Cuando me enamoro estoy seguro y a salvo .
* Cuando soy yo mismo la gente me ama.
* Cuanto más amo más seguro me siento.
* Transciendo las limitaciones de mis padres .
* Creo una perdurable relación de amor.
* Cada uno vale por si mismo.

La sexualidad

“Estoy en paz con mi propia sexualidad”

La mayoría de nuestras creencias sobre la sexualidad se remontan a lo que nos enseñaron de niños sobre Dios y la religión.
Piensa por un momento en la vastedad del Universo. ¡Qué perfecto es todo!.Piensa en la inteligencia divina que lo creó. Es difícil de creer que esa inteligencia divina critique lo que ella misma ha creado.
Los bebés saben lo perfecto que es su cuerpo y nunca se avergüenzan de él ni de su sexualidad.


AFIRMACIONES


* La relación sexual es tierna, amable y jubilosa.
* Estoy seguro y a salvo al explorar mi sexualidad.
* Me amo y amo mi sexualidad. Estoy en paz .
* Estoy satisfecho sexualmente.
* Supero mis limitaciones y me acepto totalmente.

La amistad

“Soy amigo de mi mismo”

La mayoría de nosotros tenemos una gran capacidad de compartir con otros, nuestras experiencias vitales. No solo aprendemos de los otros cuando trabamos amistad con ellos, sino que también podemos conocernos mejor a nosotros mismos. Nos ofrecen unos reflejos y una oportunidad perfecta para observarnos un poco mas y asi descubrir cuales son los puntos sobre los que necesitamos crecer.

Cuando tenemos algún problema con alguna amistad, buscar la causa en los mensajes de nuestra niñez, nos ayudará.

AFIRMACIONES

* Mis amigos me aman y apoyan.
* Estoy seguro en el mundo. La vida me ama y me apoya.
* Me abro a la vida,me siento dichoso seguro y a salvo.
* Mis amigos y yo tenemos libertad para ser como somos .
* Respeto a los demás y ellos me respetan.
* Pido lo que quiero o necesito y siento que estoy seguro y a salvo.
* Supero mis limitaciones y me expreso libremente.

La Salud

“Me doy permiso para estar bien”

Nuestro cuerpo está continuamente hablándonos.
El cuerpo es un espejo de lo que interiormente pensamos y creemos. Es un reflejo materializado de nuestras ideas y creencias.
Cada célula de su cuerpo responde a cada cosa que piensa y a cada cosa que dice.
La enfermedad es la manera que tiene el cuerpo de decirnos que en la conciencia hay una idea falsa. Algo de lo que creemos, decimos, hacemos o pensamos no es para nuestro mayor bien.

El nos recuerda que nos convertimos en lo que decimos pensamos y hacemos.

AFIRMACIONES

* Estoy lleno de energía y entusiasmo
* Mi cuerpo sana rápidamente
* El mundo es un lugar seguro
* Estoy en paz con la vida. La vida me ama y me apoya.
* Me libero del pasado y estoy a salvo * Tengo la mente en paz y todo está bien
* Dejo que la vida fluya a través mío. Recupero mi poder
* Estoy seguro y a salvo en todo momento. El amor me envuelve y me protege

Los sentimientos y las emociones

“El Universo me ha concedido el derecho a estar sano”

Los problemas emocionales se cuentan entre los más dolorosos.
En ocasiones nos sentirnos, enfadados, tristes, aislados, culpables, angustiados o asustados. Cuando estos sentimientos toman la primacía, la vida puede ser muy dolorosa.
Con frecuencia el pensamiento y la creencia de no servir o de no valer, constituyen la base de estos problemas. Una buena salud mental comienza por amarse a uno mismo.
Cuando nos amamos, es decir, cuando elejimos darle el poder a los pensamientos entregados al corazón y no solo a la mente y solo a esta; cuando nos aprobamos completamente en todo, aunque considerando los cambios necesarios; cuando aceptamos nuestra equivocacion, entonces podemos empezar los cambios con la ayuda de nuevas afirmaciones.

AFIRMACIONES

* Estoy en paz y eligo actuar desde esta.
* Amar a los demás es posible y verdadero cuando me amo y me acepto a mi mismo.
* Estoy a salvo, no es más que un cambio.
* Estoy seguro y a salvo cuando expreso mis sentimientos.
* Estoy en paz conmigo y con la vida.
* Mi visión interior es clara y despejada.
* Soy digno de amor y todo el mundo me ama.
* Me encanta ser quien soy y hago valer mi poder benefico con prudencia.
* Mi vida es un éxito.
* Ahora trasciendo (supero) mis viejos miedos y limitaciones.

Los miedos y las fobias

“Los miedos no son más que pensamientos y podemos liberarnos de los pensamientos”

En cualquier situación tenemos una opción entre el amor o el miedo.
Tenemos miedo al cambio, miedo de no cambiar, miedo del futuro, miedo de correr riesgos. Tememos a la intimidad y nos aterra estar solos. Nos asusta que la gente sepa lo que necesitamos y quienes somos, y nos da miedo desprendernos del pasado.
En el otro extremo tenemos el amor. Amarnos a nosotros mismos opera milagros en nuestras vidas. No hablamos de vanidad ni de arrogancia, porque eso no es amor, es miedo. Hablamos de tener un gran respeto por nosotros mismos y de estar agradecidos por el milagro de nuestro cuerpo y nuestra mente.
Cuando estés asustado, recuérdate a tí mismo que en ese momento no estás amándote ni confiando en tí.
Creemos que el miedo es el problema cuando en realidad debajo está el verdadero problema: la falta de amor y confianza.

AFIRMACIONES

* Estoy lleno de energía y entusiasmo
* Mi cuerpo sana rápidamente
* El mundo es un lugar seguro
* Estoy en paz con la vida. La vida me ama y me apoya.
* Me libero del pasado y estoy a salvo * Tengo la mente en paz y todo está bien
* Dejo que la vida fluya a través mío. Recupero mi poder
* Estoy seguro y a salvo en todo momento. El amor me envuelve y me protege

El enfado y la rabia

"Acepto con amor todas mis emociones”

El enojo es una emoción normal y natural. Cuando un bebé se pone furioso, lo expresa y asunto terminado. Muchos de nosotros hemos aprendido que no está bien, no es de buena educación o no es aceptable enfadarse. Aprendemos a tragarnos nuestros sentimientos coléricos que se acumulan convirtiéndose en resentimiento.
Es necesario que reconozcamos y admitamos todos nuestros sentimientos incluido el enojo y que encontremos formas positivas de expresarlos.

AFIRMACIONES

* Reconozco todos mis sentimientos y puedo reconocer sin peligro mi enojo.
* Todo el mundo está a salvo conmigo cuando expreso mis emociones.
* Me siento a salvo y seguro con mis emociones.
* Todas mis emociones son aceptables.
* Expreso mi enfado de forma adecuada.
* Cuanto más sincero soy más me quieren.
* Voy más allá de las limitaciones de mis padres .
* Consuelo a mi niño interior y me siento seguro.

Las críticas y los juicios

De bebés aceptábamos la vida tal y como era, sin juicios. Al crecer vamos aceptando las opiniones ajenas y las consideramos como propias. Así aprendemos a criticar.

Caí todos tenemos tan arraigado el hábito de juzgar y criticar que apenas nos damos cuenta ya de ello. No podremos llegar a amarnos si no nos deshacemos de la necesidad de agraviar a la vida.

AFIRMACIONES

* Todo el mundo se comporta de la mejor manera que puede y yo también.
* Me amo y me apruebo.
* Aprecio la maravilla de mi cuerpo.
* Me libero de la necesidad de criticar a los demás.
* Con el tiempo me voy volviendo más eficiente.
* Yo limpio mis habitaciones mentales y eso se refleja en los que me rodean.

El trabajo

“Me doy permiso para realizarme creativamente”

El trabajo que tenemos y lo que hacemos en él, es, un reflejo de nuestro propio valor, o del que creamos tener, de lo que creemos valer para el mundo.

La gente que te rodea no hace más que reflejar lo que tú crees ser y merecer.Cuando ese reflejo no te guste o bien te esté dañando, acuérdate de que puedes utilizar las afirmaciones, como herramientas sanadoras e infalibles, para cambiar lo que tú necesites cambiar. Porque los pensamientos todavía no son reales, antes de elegir otorgarles el poder necesario para materializarse, se pueden cambiar y las situaciones también.

Hay una cantidad infinita de canales, dispuestos a abrirse y por los cuales el Universo nos concede todo aquello que necesitemos, a nuestra disposición.

Hay pensamientos (los que han sido influenciados por el corazón) que abren y permiten que fluya felizmente la vida por estos canales, y otros pensamientos que han sido inmediatamente dirigidos solo a la mente y atrapados por esta, que cierran los canales de la felicidad y abren otros, desagrables y dolorosos.

¡El Poder divino que te creó, te ha dado tambien a tí el poder de que seas tú quien elijas tus propias experiencias!

AFIRMACIONES

* Soy reconocido en mi trabajo.
* Convierto cada experiencia en una oportunidad.
* Me respeto a mi mismo y todos me respetan.
* Tengo éxito en todo lo que hago.
* Me abro para recibir nuevas fuentes de ingresos.
* Mis pensamientos son creativos. Elijo creer en mi realidad bondadosa y creativa.

El dinero y la prosperidad

“Me doy permiso para prosperar”

La conciencia de prosperidad no depende de que uno tenga dinero, la posesión de dinero depende de que uno tenga conciencia de prosperidad.
La prosperidad no se define únicamente por el dinero; se refiere también al tiempo, al amor, al éxito, a la alegría, a la comodidad, a la belleza y la sabiduría.
No importa cuales sen tus creencias; en este momento puedes cambiarlas.

AFIRMACIONES


* Siempre tengo dinero en mi cuenta de ahorros.
* Mis ingresos aumentan constantemente.
* Siempre tengo todo lo que necesito.
* Bendigo todas mis facturas y las pago puntualmente.
* Disfruto de cada céntimo que gasto

Afirmaciones

¿Qué es una afirmación?

Las afirmaciones van más allá de cualquier obstáculo; permiten adentrarse en la creación de una realidad elegida.
Un ejemplo: cuando eliges decir «Mi vida está llena de prosperidad», aunque tu situación del momento no sea ésta, estás abriendo puertas a una nueva situación.
El Universo se toma tus pensamientos y palabras de forma literal. Siempre te da lo que piensas y dices que quieres. (Obsérvalo)
Date cuenta ahora: cada pensamiento cuenta, no malgastes ni te ocultes tus valiosos pensamientos.Decir afirmaciones es elegir conscientemente pensamientos que crean resultados inmediatos.

* Cada pensamiento positivo ,( de alegría de paz, de prosperidad, de amor, de compasion...) le otorga a tu vida una nueva vibración creativa.
* ¿Has observado ya que, cada pensamiento negativo aleja de tu vida, no solo los pensamientos positivos que puedan surgir en tu mente, sino la posibilidad de crearte una realidad feliz y un bienestar duradero?
* Demasiados pensamientos negativos valorados, crean una barrera contra una vida feliz.
* No malgastes el tiempo hablando de tus problemas o dificultades pues así lo único que consigues es quedarte anclado en el problema y hacerlo más grande.
* Cuando te des cuenta de que estás dándole más fuerza (realidad) a un pensamiento negativo di:«Esta es una creencia antigua; yo elijo ahora valorar más cualquier pensamientos que ayude a incrementar mi felicidad».
* Cree en lo que dices: a veces decimos afirmaciones positivas pero en realidad no nos lo creemos; creer o no creer es el pasatiempo favorito de la mente "ella solo piensa", pero no está capacitada para sentir. La mente crea solo el hueco siempre que el corazón, creador de espacio no está activo; pues El solo está en el sentir, no necesita creer.


Darse cuenta de estas dos diferencias de comportamientos ayuda en el primer paso de sanacion.
La afimacion es eco directo del corazón y por esto la mente reacciona inmediatamente en su contra. Es cuestion de darse cuenta de esta interferencia mental.
Como hacer afirmaciones:
Las afirmaciones se han de hacer frente a un espejo mirándose directamente a los ojos.
¡Sentir que esta presente todo nuestro cuerpo a la vez, y no solo su parte más alta (la cabeza), ayuda al corazón a recuperar su poder de acción!
Comenzaremos por mirarnos al espejo y hacer tres respiraciones profundas.
La voz ha de ser firme aunque no convincente; como constatando una realidad hasta ahora más o menos escondida por las falsas creencias.
Has de sentir que sale de dentro, que es tu auténtica voz. Una vez que has dicho, expresado, una afirmación, tómate un tiempo para sentirla en tu cuerpo. Deja que cale en tí.
Si vas a hacer más de una afirmación, haz una respiración lenta y profunda entre cada una de ellas, deja suficiente tiempo para sentirlas. Una buena forma de comenzar es decirnos: "me amo exactamente tal y como soy ahora y estoy a salvo creciendo"

¿Cómo han de ser las afirmaciones?

* Las afirmaciones han de ser pronunciadas de forma afirmativa. De este modo si dices no quiero estar enfermo, te quedas estancado en el estar enfermo porque sigues convenciéndote con la mente. Esto no es un eco de tu realidad esencial siempre sana. En su lugar podrías decir: Soy la expresion humana de la salud.
* Han de estar en tiempo presente. Por ejemplo: «Me estoy...» o «Soy..»; Si dices «Voy a...» o «Tendré que...», tu pensamiento se sitúa en el futuro. Y así, nunca te llegará, poque el futuro no existe todavía. Te quedarás atrapado en la anxiedad de que llegue ese momento en vez de estarlo ya creando desde tu presente. Pues tú vives solo en el presente.
* Han de referirse a uno mismo. Un ejemplo bien formulado sería: “Atraigo hacia mí a la persona más adecuada para ser mi pareja”. Un ejemplo de lo mismo formulado solo desde la mente (convencimiento): "el hombre, la mujer, de mi vida viene hacia mí.”
* Concisas y concretas: si dices: “Quiero dejar de sufrir por cosas sin importancia y... bla, bla, bla”, el universo recibe u oye solo una vibración confusa; seguimos sin el verbo que crea la acción y conlleva la involucración. … Un frase adecuada sería: “Estoy feliz y me abro a sentir Paz en cualquier situacion”
* Estar en consonancia con nuestro Ser Interior, con quienes somos. Si pedimos por ejemplo: “Atraigo hacia mí al hombre más adecuado para ser mi pareja” y resulta que la persona más adecuada es una mujer, esta afirmación no estará en consonancia con nosotros mismos y entonces no lo sentirás realmente al decirlo. Así su fuerza está limitada.

¿Y cómo saber si funcionan?

El trabajo con las afirmaciones es un trabajo sumamente potente y efectivo. Los resultados se empiezan a notar inmediatamente. Si este no es tu caso es porque aun no has aprendido a utilizarlas. En estos casos es importante asesorarse. o bien asistir a algun curso o algun taller.

Louise L. Hay fue consciente de esto y de esa toma de conciencia surgieron sus talleres de crecimiento personal. Están enfocados a dar un impulso a todos aquellos que se adentran en este fantástico camino del crecimiento y del despertar.

A sus 80 años Louise, se ha retirado dejando formadas a un grupo de personas en el mundo entero para que sigan impartiendo este conocimiento a traves de talleres.

Son los Hay Teachers

!Atrevete a ser feliz!

Deja marchar lo viejo y disponte a recibir lo bueno

Las cosas, las creencias, las necesidades como todo lo que vive, se transforman, vienen y se van. A esto se le puede llamar, evolución. Si retenemos lo que se ha de ir, entonces estamos impidiendo el cambio, impedimos que llegue lo nuevo. Estamos estrangulando nuestro crecimiento personal, nuestro bienestar natural e imprescindible a nuestra felicidad cotidiana.

La Vida es un continuo flujo de cosas, situaciones, relaciones… todo va y viene, como una constante oportunidad de cambiar o mejorar las situaciones. Si pretendemos llegar a tener una vida más prospera que la que hemos tenido hasta ahora, más próspera en todos los sentidos que cada uno le quiera dar a esta palabra, una vida más llena y más rica de bienes, entonces es necesario crear un nuevo espacio en nuestro corazón y en nuestra mente (limpiando y sanando) para que estos operen los cambios deseados.

¿Por qué deben ser reemplazadas nuestras falsas creencias del pasado, sino para permitirnos una nueva evolución? Solo una nueva actitud, más amorosa y más lucida hacia nosotros mismos, puede ayudarnos a identificar lo que ya no nos conviene. La re- lectura atenta del dictado siempre deja aparecer claramente las faltas. Elegir darse tiempo en lugar de criticarse y exigirse constantemente, es el único modo de efectuar verdaderos cambios en nuestra vida cotidiana. Uno se convierte en lo que piensa de si mismo y en lo que hace consigo mismo. La impaciencia y el perfeccionismo solo aumentan los obstáculos y las sensaciones desagradables de que uno no vale, de que nunca llegará, dándole así la razón al pasado. ¿Quién no ha aprendido a aferrarse al pasado? ¿Quién se atreve a salir de sus ataduras y a sanar su vida sin sentirse culpable inmediatamente, creyendo que eso es un comportamiento egoísta, que va contra la educación o los esfuerzos de sus padres?

Aferrarse así al pasado, por temor a no saber ya quienes somos sin la mirada o la aprobación del otro y por temor a tener que re-construirse sin otro modelo que el de nuestro propio corazón y juicio, después de haberlos abandonado tanto tiempo, es cortar con el flujo natural de todo lo bueno que tenemos derecho a vivenciar. Estancados en este tipo de comportamiento, bloqueamos y así impedimos que lo que más nos llena y hace felices se pueda producir, culpando siempre a la vida y a los demás. Nos convertimos en víctimas. ¿Qué tipo de felicidad experimenta una victima? La comodidad y la costumbre, a las que se somete una persona victima de su propia falta de autoestima y coraje, son las que la atan por ejemplo a su pareja desenamorada. Pero por mucho que se esfuerce en ese papel, siente y sabe que no puede reemplazar el sentimiento verdadero de amor que hace que uno se sienta real y verdaderamente feliz. El amor no se entrega a los juegos de la mente humana, no cambia para complacer a la mentira, hija del miedo, solo sabe Ser lo que Es, alegría pura. Negarse la posibilidad de amarse y amar, no solo es negarse a si mismo, sino también negarse al otro y a los demás. Al aferrarse a una relación de pareja ya obsoleta, al no soltarla, estamos impidiendo que la persona adecuada llegue a nuestro lado o dirigirnos al suyo. Sí, nos convertimos en el obstáculo principal a nuestra propia felicidad. No nos estamos autorizando lo más natural del mundo, nos negamos a involucrarnos de corazón, nos prohibimos sentirnos plenamente enamorados, nos excluimos de la lista de los amados.

¿Cuántas veces habremos oído: más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer? Esta es la creencia y el dicho de una persona que no confía en la Vida, que se da la espalda y se la da también a todo lo que es el amor. Por miedo, no se atreve a ser feliz ni deja que los demás lo sean; de ese modo no le recordarán que ella no lo está siendo.

Una persona que ignora y que no lucha por la prosperidad en su existencia, es una persona que cree no merecer lo bueno, ni poco ni mucho, pero que sí le otorga toda su fuerza de voluntad y sus creencias a lo que otros, que han sido sus modelos de educación en el pasado, le enseñaron desde su propios miedos y su falta de autoestima. Gracias a la vida, no podemos impedir que la existencia fluya segundo tras segundo por nuestras venas y latido tras latido por nuestro corazón, pero sí que podemos elegir aliarnos con ella y cortar con las cadenas dolorosas del miedo y de la ceguera que constituyen nuestro pasado. Nada tiene suficiente importancia como para destruirse si uno no quiere. Nada sino el amor merece que le regalemos nuestra única vida aquí en esta tierra. Los cambios importantes surgen de la nueva disposición a actuar desde nuestro corazón, contando solo con Él.

La Vida es una fuente inagotable de bienes a nuestra disposición, y para disfrutar de ello solo necesitamos aceptarnos como seres humanos en evolución y aprender de nuestra esencia amorosa.

ATREVETE A CAMBIAR LAS CREENCIAS QUE TIENES Y NUTRES SOBRE Y PARA TI MISMO. Esto es un primer paso de sanación de tu mente negativa, torturada o equivocada, un paso tan eficaz como sencillo. ¿Quien ha visto o comprobado por mucho que lo intente que la felicidad se halle en lo complicado?

“Fluyo con la Vida y ahora me autorizo a gozar de su belleza” “Soy uno y la misma cosa con el próspero poder del Universo”

No te convenzas diciéndote estas frases frente a ti mismo, mírate a los ojos y haz lo que puedas por sentirlas al escuchar el eco de una realidad olvidada pero que siempre estuvo ahí, como el sol detrás de las nubes, esperando a que la re-encontraras y la sacaras a la luz de tu cotidiano. No dudes de que cuando la mente habla desde el corazón su poder se muestra pura y simplemente inigualable.

Si le preguntases a la gente si desea ser feliz, la mayoría te contestaría: Sí, por supuesto. Pero, ¿acaso están dispuestos a cambiar sus actitudes y creencias hacia ellos mismos para empezar a serlo? Para que ocurra la felicidad y todo lo nuevo es necesario sanar patrones antiguos y pensamientos que no son propios ni positivos.

Muchas personas intentan relajarse y meditar empleando una serie de técnicas y ejercicios aprendidos. A la mayoría les resulta muy difícil, y el efecto no es duradero. Pero, ¿Cómo dejar que la relajación entre, si estamos llenos de rabia, rencor, tristeza… por mucho que nos convenzamos?

Si la felicidad tuviera una sola exigencia seria algo así como: “Haz en ti todo el vacío que puedas, vacía tu saco interior de todas las creencias impuras o perfectamente negativas que hasta ahora has considerado como imprescindibles en tu vida, Yo necesito todo tu espacio interior para manifestarme libremente y que tú me puedas sentir sin más interpretaciones o convencimientos inútiles” Hemos de dejar primero que salga lo viejo para dar cabida a algo nuevo y por cierto, fantástico para nosotros. Pues ningún cubo que este lleno de barro se podría llenar mas aunque sea de agua y esperar obtener un resultado límpido.

Cuantos de nosotros no estamos a gusto en nuestro puesto de trabajo, pero no nos atrevemos a buscar otra cosa que nos convenga mejor y nos haga sentir más felices o menos asfixiados por miedo, por falsa comodidad, por falta de confianza en nosotros mismos, pero también por creencia inocente y un poco cobarde de que la vida es quien se tiene que encargar de este cambio. Si tú no dejas marchar lo que ya no te sirve o te aburre ¿cómo podrá llegar lo bueno a tu vida?

Responsabilizarse de uno mismo es el único camino conocido para sentirse vivir sin decepcionarse jamás de lo que otros quieran o puedan darnos o no. Elige deshacerte de ese comportamiento, muy sutil, que se llama mendicidad y que nos cuesta tanto identificar en nuestros gestos cotidianos. Disponernos a recibir es deshacernos de todo lo viejo e inservible, ya sean objetos, costumbres, creencias, comportamientos que obedecen a la posesividad y el apego más que a la generosidad y el desapego.

Experimentar lo bueno y la bondad, gozar de la belleza, se ha convertido en algo difícil porque nuestras mentes han sido educadas para creerlo y hacerlo así. Pero, gracias a la vida misma, por muy grandes que se hagan las nubes, nunca podrán eliminar al sol. Un comportamiento no puede borrar a una realidad esencial como sería por ejemplo, el vivir sintiendo gratitud hacia la vida, hacia uno mismo, hacia el planeta que nos nutre y hacia el Universo que nos contiene. Seguir el flujo de la vida es un acto natural, pues la Existencia no tiene nada que ver con nuestras creencias negativas, con nuestra educación más o menos restrictiva de simples humanos (aun no despiertos a la belleza de su existencia) ni con nuestras reacciones más o menos egoístas.

DAR UN PRIMER PASO PARA EMPEZAR A SANARTE Seria por ejemplo:

Hacer una limpieza a fondo de nuestra casa, para empezar a darnos cuenta de quien somos y de cómo reaccionamos ante la elección de soltar, de deshacernos aunque sea del más pequeño objeto. Soltar aunque sea nuestra primera muñeca o nuestra primera pistola es un acto totalmente liberador. Los armarios y trasteros suelen estar llenos de cosas que guardamos “por si acaso”. Lo curioso es que normalmente cuando llega esa ocasión de usarlo, si es que llega, o bien no nos acordamos de ello, o bien, ya no nos apetece usarlo. ¿Porque no regalar o vender todo lo que no nos hemos puesto en un año? Todo lo que no nos sirve, puede servir a otros. Si no puedes pensar en alguien a quien regalárselo, en todas las ciudades hay centros u organismos que se encargan de darle un uso a las cosas de segunda mano.

!Atrevete a ser feliz!

La Autoestima: tu equipaje de nacimiento

A menudo somos demasiado exigentes con nosotros mismos; somos demasiado severos. Cuando nuestra autoestima es más alta empezamos a aceptarnos tal y como somos, con nuestros defectos y nuestras virtudes. ¿Cómo podemos mejorar la autoestima?

Nacemos conscientes de nuestra perfección innata y sintiéndonos merecedores de todo lo bueno. Nuestra autoestima está intacta.
Después, empezamos a escuchar a los adultos que nos rodean y a grabar sus propios mensajes negativos en nuestro propio disco mental aun virgen de toda negatividad o falsa creencia alguna. Porque los amamos los consideramos y sin condiciones damos por hecho, en el principio de nuestra vida, que ellos tienen el monopolio de la verdad. Así empieza a menguar nuestra autoestima.
Ahora, comenzamos a negar nuestra propia magnificencia, renunciamos a nuestra autoestima. Aprendemos a sentirnos confusos con la vida y con nosotros mismos considerando, más que las nuestras, las reacciones de los adultos que nos rodean y enseñan. Es decir, si hemos vivido con personas desdichadas, coléricas, asustadizas, críticas, con sentimiento de culpa, y baja autoestima habremos escuchado y aprendido cosas negativas sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre la vida.


La base de todo problema, malestar, sensación de no merecer lo bueno… es siempre la falta de amor por uno mismo (autoestima), el olvido de nuestro auténtica identidad, el rechazo inculcado de nuestro propio yo. De ahí en adelante, nos es muy difícil aceptarnos, pues llevamos dentro esas informaciones ajenas sobre quienes somos. Empezamos a creer en supuestos defectos, creencias que nos hacen caer poco a poco, en la imposibilidad de amarnos y aceptarnos tal como somos. Nuestra autoestima sigue menguando. A cada instante nos exigimos ser o alcanzar lo perfecto y si no lo conseguimos, nos auto-prohibimos el sentirnos felices y a gusto.

Pero ¿y quién a dicho que debamos de ser perfectos? ¿Acaso conoces a alguien perfecto?

El trabajo de recuperación de la autoestima, no es ni más ni menos que un proceso reeducativo y liberador de nuestra realidad innata, como ser y como persona. Es como vaciar un cubo que ha sido llenado de basura. Rehabilitar nuestra autoestima es limpiar para recuperar nuestro espacio interior. Es sentirnos de nuevo a gusto en nuestra cotidianidad. Nos permite volver a Casa, volver a la conciencia del porqué de nuestra presencia en esta vida humana, en pleno corazón del universo. Re-conocerse a uno mismo descubrirse, reaprender a vivir, aceptarse en el momento presente, aquí y ahora, sabiéndose libre siempre de cambiar para evolucionar, aquello que nuestro propio corazón nos va dictando desde su autenticidad.

A continuación os dejamos descubrir o redescubrir, algunos pasos sencillos y útiles para recrear el sendero del respeto y la aceptación.

* Deja de criticarte: ¡Decídete a dejar eso atrás! Simplemente Sé. Descubrirás que eres una persona maravillosa tal como eres hoy. Si leyendo esto te surgen pensamientos tales como: "sí, pero no habla de mí" o "si supiera las cosas tan feas que hay en mi", "no sabe lo mal que yo me porto"… entonces, no has aceptado todavía ver y entender que tú también eres una persona esencialmente maravillosa tal como eres ahora mismo con todas tus imperfecciones; sí, imperfecciones que existen en ti para que, tú, y nadie más, las vayas corrigiendo a lo largo de tu vida. Si realmente estas haciendo todo lo que puedes para sanarte, para mejorar, como cada uno de nosotros en este planeta y este universo, en función de tus conocimientos de tu conciencia y al ritmo de tu propia evolución, entonces todo esta bien! Me amo y me acepto tal y como soy. Mi autoestima crece a cada instante"
* Deja de asustarte: ¿Cuántas veces nos hemos imaginado lo peor en relación a un problema que tuviésemos? Somos seres responsables; nosotros elegimos qué pensar y como tratar las situaciones en nuestro cotidiano. ¡Aumentar, incrementar las que sean difíciles por pensamientos negativos puede resultar paralizante! Acaso hay alguien más que tú en tu propia cabeza? Naturalmente no. Entonces no podemos culpar a nadie de obligarnos a ser negativos o de pensar por nosotros mismos, pues nadie puede meterse en nuestra mente. Así vemos que podemos, sin que nadie nos lo pueda impedir, sustituir todo pensamiento negativo por otro más sano. La afirmación positiva es una herramienta poderosa que nos permite ver las cosas con más claridad. Esta toma de consciencia abre las puertas a la acción y libera considerablemente nuestro mental.
* Se amable, cariños@ y paciente contigo mism@: la impaciencia es la mayor resistencia a la evolución, al cambio. Claro que nos equivocamos y cometamos errores. Esto es natural en todo ser. El proceso de transformación humano exige tropiezos facilitadores del cambio. La única forma de aprender es aceptar los errores. ¿Quien podría corregirse antes de haber identificado y aceptado la falta o la equivocación?
* Se cariños@ con tu mente: dejemos de culparnos y sentirnos culpables; pues la culpa solo busca el castigo, ¡nunca busca la solución!. Las experiencias sirven para aprender y superar, no para derribarnos. Por muy inteligente que sea un niño, va al colegio para aprender. Ningún maestro le pediría que llegue a clase para tomar su puesto.
* Elógiate: cuando emprendas una nueva experiencia, no te critiques, elógiate por haberlo hecho lo mejor que pudiste en ese momento. Sé constante. Con elogiarte un par de veces no es suficiente.
* Pide ayuda: la mayoría de nosotros nos hemos criado en la creencia de que debemos hacer las cosas solos y sin pedir ayuda. Especialmente en los temas que tocan emociones, sentimientos, etc… En lugar de intentar hacerlo todo solos, agotarnos y muchas veces no conseguirlo, la próxima vez pide ayuda.
* Ama los rasgos que menos te gustan en ti: todos hemos hecho elecciones negativas en algún momento de nuestras vidas. Si nos enfadamos y/o castigamos por ello lo único que hacemos es perpetuarnos en esa elección. * Cuida tu cuerpo: la aceptación y el respeto por nosotros mismos, la autoestima, pasa necesariamente por el cuidado de nuestro cuerpo.
* Práctica las afirmaciones: nuestras creencias crean nuestras experiencias. Nosotros elegimos qué pensar. Las afirmaciones positivas son formas de reprogramar nuestros pensamientos hacia otros más positivos y beneficiosos. Práctica afirmaciones para fomentar tu autoestima.
* Acéptate YA en este precios instante: no esperes a haber arreglado las cosas o a que los demás cambien para aceptarte y respetarte tal y como eres. El momento de poder está siempre en el presente, ahora.

No estamos aquí para contentar a otras personas o para vivir conforme a sus directrices. Sólo podemos vivir a nuestra manera y caminar por nuestra propia senda. Cuando abandonemos el planeta no nos llevaremos a nuestra pareja, coche, casa, etc…, sino a nuestra capacidad de amar.

"Mi autoestima aumenta constantemente a partir de ahora"

!Atrevete a ser feliz!

Prosperidad y abundancia en tu vida

La felicidad es el combustible de la prosperidad. Sentirnos merecedores de lo bueno es el primer paso para atraer la abundancia. Cuando nos referimos a prosperidad no solo hablamos de dinero: amigos, pequeños detalles, momentos irrepetibles, etc...

El Universo es próspero y por el hecho de haber nacido en Él y de Él, por el simple hecho de pertenecerle en totalidad, nos merecemos disfrutar de la prosperidad.

Cuando hablamos de prosperidad no nos referimos solo al dinero. Ante todo hacemos referencia al Amor pues Él, lo tiene y lo contiene todo. Él lo ha entendido y elige comportarse y sentirse existir desde ahí, no carece de nada, no le falta ya nada, ni éxito y dinero si es lo que desea. Lo importante es sentir felicidad y así convertirse en un verdadero generador de esta. El amor es todo poderoso y contiene todo aquello que podemos desear soñar y, sin duda mucho más. La prosperidad es, por ejemplo: tiempo para disfrutar y gozar de lo que hacemos, la comodidad en nuestra vida, la salud, la belleza, las relaciones, y por supuesto al dinero. La prosperidad hace también referencia a un estado de ánimo.


Hay dinero y abundancia de bienes materiales suficientes para todos. Trata de pensar por un momento en el lugar donde te encuentras en este momento: en tu ciudad, en tu país, en tu continente, en el planeta tierra, en nuestra galaxia la Vía Láctea, en nuestro Universo… ¡Somos tan pequeñitos! Trata de imaginarte por un momento la infinita abundancia que existe en Él: en la cantidad de planetas, estrellas, asteroides… que existen, o en la cantidad de gotitas de agua que hay en el mar.

El Universo es infinito, es una provisión inagotable ¿Crees que para Él es difícil concedernos una casa bonita, un coche seguro, un buen sueldo… abundancia de bienes materiales?

Nuestra Vida, es decir, la totalidad de las posibilidades (capacidades) a nuestra disposición, está más que dispuesta a materializar nuestros deseos de prosperidad y a ofrecérnosla. El carburante de la propia Vida es la felicidad, y por ello, siempre está dispuesta a hacer lo necesario para que seamos sus generadores, sus creadores. Ella se convierte en lo que nosotros sentimos y experimentamos.

La dificultad se haya en que no siempre aceptamos esta realidad y por consecuencia su abundancia. En algún rinconcito creemos no merecerla; nos creemos indignos de aquello que en realidad hemos venido a vivenciar, igual que nos creemos indignos de la Esencia que lo ha Creado Todo.
Hemos crecido con una o varias de estas creencias. Las hemos interiorizado como nuestras: no hay suficiente para todos, los ricos son todos unos ladrones, hay que ahorrar por si luego no hubiese o se acabase, el dinero se acaba, se gasta, tener mucho es "pecado", hay que trabajar muy duro para vivir…
Tomemos como ejemplo la última de estas creencias: hay que trabajar muy duro para vivir. Está grabada en el interior de casi todos nosotros. Hay personas que aunque atraen con mucha facilidad la abundancia a sus vidas se sienten culpables. No creen haber trabajado lo suficiente o haberse esforzado bastante. No se lo merecen. De este modo aunque atraen fácilmente grandes cantidades de dinero se deshacen rápidamente de él: lo pierden, lo gastan inútilmente, les surgen imprevistos… otros, por el contrario, pasan muchas horas trabajando para darse la sensación de merecer su sueldo.
¿Cuántas horas al día les quedan para disfrutar de ellos mismos?.
¡Aceptemos la abundancia y la prosperidad en nuestras vidas!
¡Atrevámonos a ser felices!

¡Me merezco todo lo bueno, me libero de las limitaciones y creencias impuestas por la sociedad y por mi pasado. Soy libre y disfruto de la totalidad de las posibilidades!

Aquí os dejamos unos pasos que pueden ayudaros a aceptar esta abundancia de vida:

* Alégrate de la prosperidad ajena, criticar la forma en que otros administran sus ingresos equivale a decirle al Universo: a mi no me gusta gastar ni tener mucho.
* Elimina los límites a tus ingresos, no te limites a unos ingresos fijos. Nunca sabes de donde puede provenir una fuente nueva de ingresos.
* Identifica en ti las falsas creencias que causan tus carencias. La mayoría de nosotros hemos crecido con estas creencias.
* Agradece lo que ya tienes, aunque no te guste del todo y desees algo mejor. * Aprende a recibir, agradece de corazón lo que los demás te ofrecen, los piropos…
* Permítete aceptar la abundancia en tu Vida .
* Deja marchar lo viejo, dejando así espacio para acoger lo nuevo. Interioriza está creencia: "El Universo satisface, con creces, todas mis necesidades"

Interioriza está creencia: "El Universo satisface, con creces, todas mis necesidades"

!Atrevete a ser feliz!

¡ATRÉVETE A SER FELIZ!

Cuando uno perdona y libera, no solo se quita de encima una pesada carga sino que además abre la puerta hacia el amor a uno mismo.
La mayoría, sino todos nosotros, sufrimos de alguna carencia de amor hacia nosotros mismos. Los bebés no dudan de su propia grandeza y perfección. No temen reclamar lo que quieren, expresan libremente sus emociones. Aman todo su cuerpo. Todos hemos sido bebés y nos hemos sentido así. Nacemos sabiéndonos perfectos y merecedores de todo lo bueno. Después empezamos a escuchar a los adultos que nos rodean y comenzamos a negar nuestra propia magnificencia. Aprendemos a sentirnos con la vida y con nosotros mismos en función de las reacciones de los adultos que nos rodean. Es decir, si hemos vivido con personas desdichadas, coléricas, asustadizas, críticas, con sentimiento de culpa, habremos aprendido cosas negativas sobre nosotros mismos, sobre los demás y sobre la vida.

Casi todos tenemos ideas absurdas sobre quienes somos y sobre cómo hemos de vivir la vida, ideas que muchas veces nos limitan y nos dificultan nuestra propia aceptación. Ejemplos:

Soy un perfecto imbécil
Estoy tonta
Las suegras son insoportables
El dinero cuesta mucho ganarlo
Las mujeres son malas conductoras
Los hombres son unos niños
A nadie le importa mi opinión
Piensa mal y acertarás
No te fíes ni de tu padre
Nadie me puede amar
Los niños son una lata La base de todo problema, malestar, sensación molesta es siempre la falta de amor por uno mismo. Cómo es bien sabido, nadie puede amar a otro si no se ama primero a sí mismo.Nos es muy difícil aceptarnos pues llevamos dentro esos supuestos defectos que nos hacen imposible amarnos tal como somos. Nos exigimos ser perfectos y si no lo somos no podemos sentirnos bien. Pero ¿y quién a dicho que debamos de ser perfectos? ¿Acaso conoces a alguien perfecto? Existen unos sencillos pasos en el sendero del respeto y aceptación de uno mismo:Dejemos de criticarnos: La mayoría tenemos el hábito de la crítica tan arraigado que no nos resulta fácil deshacernos de él. La mayor parte del tiempo ni siquiera somos conscientes de estar criticando o criticándonos. De bebés aceptábamos la vida tal como era. Al crecer incorporamos opiniones ajenas a nuestro sistema de creencias y empezamos a aceptarlas y considerarlas como propias. Aprendimos así a criticar.Es posible que nos hicieran creer que para ser una buena persona, responsable y eficiente era necesario que nos criticásemos a nosotros mismos. Esto es del todo incierto: las críticas no hacen sino imponernos la creencia de que somos unos inútiles, no dejando que aflore lo bueno que hay en nosotros.Una persona que critica suele ser muy criticada. Lo que damos lo recibimos de vuelta.Por lo general aquello que criticamos en los demás es justamente aquello que no nos gusta de nosotros mismos.Al criticarnos rechazamos aspectos de nosotros mismos y nos castigamos por no ser perfectos: comiendo en exceso, enfermando, fumando, bebiendo en exceso, comiendo alimentos que no nos benefician, etcPero ¿Para quién queremos ser perfectos? ¿Queremos satisfacer las exigencias y expectativas de alguien de nuestra infancia?¡Decídete a dejar atrás eso! Simplemente Sé. Descubrirás que eres una persona maravillosa tal como eres hoy. Si leyendo esto te suscita pensamientos tales como: “sí, pero no habla de mí” o “si supiera las cosas tan feas que hay en mi”, “no sabe lo mal que me porto”, entonces no has entendido que tú eres una persona maravillosa tal como eres ahora mismo; que haces lo mejor que puedes en función de tus conocimientos, conciencia y evolución de este momento preciso.Cuando cesa la crítica y surge el respeto y la aceptación por uno mismo es una delicia levantarte cada mañana y compartir un día contigo mismo. Descubrirás formas más positivas de satisfacer tus necesidades y de expresar lo que realmente eres.Cada uno de nosotros tenemos un papel único en la tierra, papel que oscurecemos al criticarnos.Dejemos de asustarnos¿Cuántas veces nos hemos ido a la cama imaginándonos lo peor que podría pasarnos en relación a un problema que tuviésemos?Por ejemplo: alguien no te llama cuando esperas que lo haga e inmediatamente te sientes indigno de amor, abandonado y rechazado. Decides no embarcarte nuevamente en ninguna relación.Esto es algo muy común en personas enfermas que imaginan lo peor. Ceden su poder a los médicos, las medicinas, las estadísticas, en lugar de confiar en su poder interior.En el trabajo alguien nos hace una crítica e inmediatamente comenzamos a pensar que nos van a despedir.Somos nosotros los que elegimos estos pensamientos paralizantes y negativos. Nadie puede pensar por nosotros y nadie puede meterse en nuestra mente e imponernos qué pensar. De la misma manera podemos sustituir estos pensamientos por otros positivos o por imágenes. Por ejemplo: cada vez que identifiquemos una de estas ideas paralizantes dite con fuerza: “No, ya no voy a pensar en eso. Ahora elijo pensar en…(imagina la mejor solución posible para el problema en cuestión)”Seamos amables, cariñosos y pacientes con nosotros mismosLa impaciencia es una resistencia a aprender. Deseamos tener la respuesta sin aprender la lección o sin dar los pasos necesarios.Puedes escoger ver tu mente como un trozo de jardín. Es un trozo de tierra en el que habrá muchas zarzas de odio a uno mismo, piedras de dolor, rabia, preocupación, tierra falta de alimento que la nutra. Es posible también que haya árboles llamados miedo, culpa, que necesiten una buena poda. Una vez que hayas limpiado el terreno de malas hierbas, zarzas, piedras, y hayas abonado bien el terreno, siembre algunas semillas de alegría y prosperidad. El sol brilla sobre tu jardín y la lluvia lo moja mientras tú lo abonas y cuidas amorosamente.El proceso requiere su tiempo y aunque al principio parezca que no sucede gran cosa, si tienes paciencia las plantas crecerán y se llenará de flores. Lo mismo sucede en tu mente, tu seleccionas los pensamientos que vas a cuidar y si tienes paciencia verás como crecen y crean el jardín de experiencias que deseas.Es posible que a veces nos equivoquemos y cometamos errores. La única forma de aprender es de nuestros propios errores. Seamos cariñosos con nuestra menteDejemos de culparnos y sentirnos culpables por tener pensamientos negativos. Son experiencias de las que aprender, no experiencias que nos derriban. Puede ser útil practicar ejercicios de relajación: colocándose en una posición cómoda hacer 4 o 5 respiraciones profundas. Al espirar di en silencio: “Me amo. Todo está bien”Son muy útiles también las visualizaciones. Visualicemos siempre resultados optimistas para todo lo que nos propongamos.ElogiémonosEmpieza por cosas pequeñas. Dite a ti mismo que eres una persona maravillosa. Dítelo de forma regular. Cuando te mires al espejo cada mañana dite: “soy genial”, “me amo”, “soy una persona maravillosa”, o cualquier otra cosa positiva que se te ocurra.Cuando emprendas una nueva experiencias, no te critiques, elógiate por haberlo hecho lo mejor que pudiste en ese momento. Sé constante. Con elogiarte un par de veces no es suficiente.Permítete pedir ayudaLa mayoría de nosotros nos hemos criado en la creencia de que debemos hacer las cosas solos y sin pedir ayuda. Especialmente en los temas que tocan emociones, sentimientos, etc. En lugar de intentar hacerlo todo solos, agotarnos y muchas veces no conseguirlo, la próxima vez pide ayuda. Amemos nuestros rasgos negativosTodos hemos hecho elecciones negativas en algún momento de nuestras vidas. Si nos enfadamos y/o castigamos por ello lo único que hacemos es perpetuarnos en esa elección. Ejemplo: un hombre creo una empresa con su hermano, pero por disparidad de opiniones la empresa fue a la quiebra. Continuamente pensaba en que podía haber hecho diferente, y se sentía fatal por haber emprendido aquella empresa. Este hombre no se daba cuenta de que ese “error” no era más que una experiencia de la que podía aprender una valiosa lección. Después de algunos talleres, este hombre comenzó a comprender y mejorar la relación con ese hermano y ahora han conseguido recomponer la empresa y venderla con grandes beneficios.Cuando identifiquemos una pauta negativa podemos preguntarnos: ¿Qué beneficio saco de esta experiencia? ¿Qué hay de positivo en ella? Si somos honestos podremos aprender a satisfacer estas necesidades de una forma más positiva y no dañina para nosotros. Algunas personas enferman como forma de llamar la atención de sus seres cercanos. Seguro que hay una forma más positiva de satisfacer esa necesidad que les lleva a buscar atención de forma tan dolorosa.Cuidemos nuestro cuerpoNuestro bienestar depende en gran medida de cómo nos sintamos en nuestro cuerpo. Si no nos alimentamos de forma adecuada, no hacemos ejercicio, etc será muy difícil que nos sintamos bien. La aceptación y el respeto por nosotros mismos pasa necesariamente por el cuidado de nuestro cuerpo.Son muy pocas las personas que conocen realmente cual es la forma de comer más adecuada para ellos: que tipo de alimentos les convienen, cuando, como deben de estar cocinados… Los alimentos procesados, refinados, el azúcar, la leche, etc son alimentos que deberíamos evitar en nuestras dietas. Podemos pensar: “pero yo no noto nada” En realidad es como echar una gota de barro en un baso de barro, no notamos nada. Y sin embargo si echamos una gota de agua en un vaso de agua limpia el efecto será abrumador.Del mismo modo el cuerpo humano está hecho para estar en movimiento y no para pasarse 8 o 10 horas sentado en una silla. Hagamos afirmacionesLas afirmaciones positivas dichas con fuerza mirándonos en un espejo tienen resultados muy positivos. Como sabemos nuestras creencias crean nuestras experiencias. Nosotros elegimos qué pensar. Las afirmaciones positivas son formas de reprogramar nuestros pensamientos hacia otros más positivos y beneficiosos. Las afirmaciones dichas con fuerza interior tienen un poderoso impacto en nuestro inconsciente, van creando nuevas experiencias y pautas de pensamientos. La constancia aquí es de suma importancia.Aceptémonos ya en este preciso instante No esperes a haber arreglado las cosas o a que los demás cambien para aceptarte y respetarte tal y como eres. El momento de poder está siempre en el presente, ahora.A partir del momento en que nosotros nos queremos a nosotros mismos, atraemos a personas que también se quieren y que nos quieren.El objetivo es conseguir el amor incondicional, y para lograrlo hemos de empezar por amarnos y aceptarnos a nosotros mismos.No estamos aquí para contentar a otras personas o para vivir conforme a sus directrices. Sólo podemos vivir a nuestra manera y caminar por nuestra propia senda. Cuando abandonemos el planeta no nos llevaremos a nuestra pareja, coche, casa, etc., sino a nuestra capacidad de amar.

La base de todo problema, malestar, sensación molesta es siempre la falta de amor por uno mismo. Cómo es bien sabido, nadie puede amar a otro si no se ama primero a sí mismo. Nos es muy difícil aceptarnos pues llevamos dentro esos supuestos defectos que nos hacen imposible amarnos tal como somos. Nos exigimos ser perfectos y si no lo somos no podemos sentirnos bien. Pero ¿y quién a dicho que debamos de ser perfectos? ¿Acaso conoces a alguien perfecto?

Existen unos sencillos pasos en el sendero del respeto y aceptación de uno mismo:

Dejemos de criticarnos:

La mayoría tenemos el hábito de la crítica tan arraigado que no nos resulta fácil deshacernos de él. La mayor parte del tiempo ni siquiera somos conscientes de estar criticando o criticándonos. De bebés aceptábamos la vida tal como era. Al crecer incorporamos opiniones ajenas a nuestro sistema de creencias y empezamos a aceptarlas y considerarlas como propias. Aprendimos así a criticar.

Es posible que nos hicieran creer que para ser una buena persona, responsable y eficiente era necesario que nos criticásemos a nosotros mismos. Esto es del todo incierto: las críticas no hacen sino imponernos la creencia de que somos unos inútiles, no dejando que aflore lo bueno que hay en nosotros.

Una persona que critica suele ser muy criticada. Lo que damos lo recibimos de vuelta. Por lo general aquello que criticamos en los demás es justamente aquello que no nos gusta de nosotros mismos.

Al criticarnos rechazamos aspectos de nosotros mismos y nos castigamos por no ser perfectos: comiendo en exceso, enfermando, fumando, bebiendo en exceso, comiendo alimentos que no nos benefician, etc

Pero ¿Para quién queremos ser perfectos? ¿Queremos satisfacer las exigencias y expectativas de alguien de nuestra infancia?
¡Decídete a dejar atrás eso! Simplemente Sé. Descubrirás que eres una persona maravillosa tal como eres hoy. Si leyendo esto te suscita pensamientos tales como: “sí, pero no habla de mí” o “si supiera las cosas tan feas que hay en mi”, “no sabe lo mal que me porto”, entonces no has entendido que tú eres una persona maravillosa tal como eres ahora mismo; que haces lo mejor que puedes en función de tus conocimientos, conciencia y evolución de este momento preciso.

Cuando cesa la crítica y surge el respeto y la aceptación por uno mismo es una delicia levantarte cada mañana y compartir un día contigo mismo. Descubrirás formas más positivas de satisfacer tus necesidades y de expresar lo que realmente eres.

Cada uno de nosotros tenemos un papel único en la tierra, papel que oscurecemos al criticarnos.

Dejemos de asustarnos

¿Cuántas veces nos hemos ido a la cama imaginándonos lo peor que podría pasarnos en relación a un problema que tuviésemos?

Por ejemplo: alguien no te llama cuando esperas que lo haga e inmediatamente te sientes indigno de amor, abandonado y rechazado. Decides no embarcarte nuevamente en ninguna relación. Esto es algo muy común en personas enfermas que imaginan lo peor. Ceden su poder a los médicos, las medicinas, las estadísticas, en lugar de confiar en su poder interior. En el trabajo alguien nos hace una crítica e inmediatamente comenzamos a pensar que nos van a despedir.

Somos nosotros los que elegimos estos pensamientos paralizantes y negativos. Nadie puede pensar por nosotros y nadie puede meterse en nuestra mente e imponernos qué pensar. De la misma manera podemos sustituir estos pensamientos por otros positivos o por imágenes. Por ejemplo: cada vez que identifiquemos una de estas ideas paralizantes dite con fuerza: “No, ya no voy a pensar en eso. Ahora elijo pensar en…(imagina la mejor solución posible para el problema en cuestión)”

Seamos amables, cariñosos y pacientes con nosotros mismos

La impaciencia es una resistencia a aprender. Deseamos tener la respuesta sin aprender la lección o sin dar los pasos necesarios. Puedes escoger ver tu mente como un trozo de jardín. Es un trozo de tierra en el que habrá muchas zarzas de odio a uno mismo, piedras de dolor, rabia, preocupación, tierra falta de alimento que la nutra. Es posible también que haya árboles llamados miedo, culpa, que necesiten una buena poda. Una vez que hayas limpiado el terreno de malas hierbas, zarzas, piedras, y hayas abonado bien el terreno, siembre algunas semillas de alegría y prosperidad. El sol brilla sobre tu jardín y la lluvia lo moja mientras tú lo abonas y cuidas amorosamente.

El proceso requiere su tiempo y aunque al principio parezca que no sucede gran cosa, si tienes paciencia las plantas crecerán y se llenará de flores. Lo mismo sucede en tu mente, tu seleccionas los pensamientos que vas a cuidar y si tienes paciencia verás como crecen y crean el jardín de experiencias que deseas. Es posible que a veces nos equivoquemos y cometamos errores. La única forma de aprender es de nuestros propios errores.

Seamos cariñosos con nuestra mente

Dejemos de culparnos y sentirnos culpables por tener pensamientos negativos. Son experiencias de las que aprender, no experiencias que nos derriban. Puede ser útil practicar ejercicios de relajación: colocándose en una posición cómoda hacer 4 o 5 respiraciones profundas. Al espirar di en silencio: “Me amo. Todo está bien” Son muy útiles también las visualizaciones. Visualicemos siempre resultados optimistas para todo lo que nos propongamos.

Elogiémonos

Empieza por cosas pequeñas. Dite a ti mismo que eres una persona maravillosa. Dítelo de forma regular. Cuando te mires al espejo cada mañana dite: “soy genial”, “me amo”, “soy una persona maravillosa”, o cualquier otra cosa positiva que se te ocurra. Cuando emprendas una nueva experiencias, no te critiques, elógiate por haberlo hecho lo mejor que pudiste en ese momento. Sé constante. Con elogiarte un par de veces no es suficiente.

Permítete pedir ayuda

La mayoría de nosotros nos hemos criado en la creencia de que debemos hacer las cosas solos y sin pedir ayuda. Especialmente en los temas que tocan emociones, sentimientos, etc. En lugar de intentar hacerlo todo solos, agotarnos y muchas veces no conseguirlo, la próxima vez pide ayuda. Amemos nuestros rasgos negativos Todos hemos hecho elecciones negativas en algún momento de nuestras vidas. Si nos enfadamos y/o castigamos por ello lo único que hacemos es perpetuarnos en esa elección. Ejemplo: un hombre creo una empresa con su hermano, pero por disparidad de opiniones la empresa fue a la quiebra. Continuamente pensaba en que podía haber hecho diferente, y se sentía fatal por haber emprendido aquella empresa. Este hombre no se daba cuenta de que ese “error” no era más que una experiencia de la que podía aprender una valiosa lección. Después de algunos talleres, este hombre comenzó a comprender y mejorar la relación con ese hermano y ahora han conseguido recomponer la empresa y venderla con grandes beneficios.
Cuando identifiquemos una pauta negativa podemos preguntarnos: ¿Qué beneficio saco de esta experiencia? ¿Qué hay de positivo en ella? Si somos honestos podremos aprender a satisfacer estas necesidades de una forma más positiva y no dañina para nosotros.
Algunas personas enferman como forma de llamar la atención de sus seres cercanos. Seguro que hay una forma más positiva de satisfacer esa necesidad que les lleva a buscar atención de forma tan dolorosa.

Cuidemos nuestro cuerpo

Nuestro bienestar depende en gran medida de cómo nos sintamos en nuestro cuerpo. Si no nos alimentamos de forma adecuada, no hacemos ejercicio, etc será muy difícil que nos sintamos bien. La aceptación y el respeto por nosotros mismos pasa necesariamente por el cuidado de nuestro cuerpo.
Son muy pocas las personas que conocen realmente cual es la forma de comer más adecuada para ellos: que tipo de alimentos les convienen, cuando, como deben de estar cocinados… Los alimentos procesados, refinados, el azúcar, la leche, etc son alimentos que deberíamos evitar en nuestras dietas. Podemos pensar: “pero yo no noto nada” En realidad es como echar una gota de barro en un baso de barro, no notamos nada. Y sin embargo si echamos una gota de agua en un vaso de agua limpia el efecto será abrumador.
Del mismo modo el cuerpo humano está hecho para estar en movimiento y no para pasarse 8 o 10 horas sentado en una silla.

Hagamos afirmaciones

Las afirmaciones positivas dichas con fuerza mirándonos en un espejo tienen resultados muy positivos. Como sabemos nuestras creencias crean nuestras experiencias. Nosotros elegimos qué pensar. Las afirmaciones positivas son formas de reprogramar nuestros pensamientos hacia otros más positivos y beneficiosos.
Las afirmaciones dichas con fuerza interior tienen un poderoso impacto en nuestro inconsciente, van creando nuevas experiencias y pautas de pensamientos. La constancia aquí es de suma importancia.

Aceptémonos ya en este preciso instante

No esperes a haber arreglado las cosas o a que los demás cambien para aceptarte y respetarte tal y como eres. El momento de poder está siempre en el presente, ahora.
A partir del momento en que nosotros nos queremos a nosotros mismos, atraemos a personas que también se quieren y que nos quieren.
El objetivo es conseguir el amor incondicional, y para lograrlo hemos de empezar por amarnos y aceptarnos a nosotros mismos.
No estamos aquí para contentar a otras personas o para vivir conforme a sus directrices. Sólo podemos vivir a nuestra manera y caminar por nuestra propia senda. Cuando abandonemos el planeta no nos llevaremos a nuestra pareja, coche, casa, etc., sino a nuestra capacidad de amar.

!Atrevete a ser feliz!

Recupera tu poder interior

Durante siglos hemos buscado el Poder fuera; en los padres, en los dioses, en los superiores, en los reyes, en los sabios, en magos, en la medicina, en la religión,… Ahora entendemos que el poder solo lo encontraremos dentro de nosotros mismos. ¿Quién más que uno mismo tiene poder sobre si?¿Quién tiene el poder de pensar en nuestra propia mente?¿Acaso alguien puede impedirnos elegir tener pensamientos de prosperidad, puede alguien impedirnos actuar desde el amor, puede alguien frenarnos en aumentar nuestra propia felicidad? Nadie puede obligarnos a tener ideas negativas, tristes, catastróficas, dañinas,…Pues nadie se puede meter en nuestra cabeza, ni tampoco sentir por nuestro propio corazón.Dentro de todos y cada uno de nosotros brilla un poder interior que se expande en función de nuestras vivencias y comportamientos. Él nos guía natural y amorosamente hacia la salud perfecta, la pareja perfecta, la profesión perfecta y nos ofrece la prosperidad en todo aquello que deseamos.Nuestro poder interior es el motor de nuestra felicidad.Cuanto más consideramos esta guía, esta esencia, ese poder interior, dale el nombre que tú sientas más apropiado para ti, cuanto más cultivamos el amor en los gestos, ideas y pensamientos de nuestro cotidiano, más lo hacemos nuestro a la vez que nos convertimos en Él. Amarnos a nosotros mismos es reconocer esa guía, es crecer con esa luz y hacer que se expanda libremente desde nuestro interior hacia su fuente, el mismo universo.El peligro reside en el OLVIDO de Quienes somos y qué hemos venido a hacer en este rincón de universo, que tipo de sentimientos hemos venido a experimentar como seres humanos, a compartir y expandir en este mundo. El peligro reside en olvidarse de que todo este viaje ha sido programado y deseado por nuestra esencia divina.Abandonarnos es darle la espalda a esta Realidad. Olvidarnos de ser felices es convertirnos en seres prisioneros de la incapacidad (no soy capaz de esto, no voy a lograr lo otro, no me merezco esto, esto no es para mí…), en victimas de los demás (si mis padres se hubiesen comportado de otra forma, si mis hermanos me hubiesen entendido,…), nos convertimos en ciegos ante nuestra propia responsabilidad. En inválidos a la hora de aumentar nuestro propio poder interior. Nos convertimos en el renegado ante nuestro único guía interior. Negar nuestras capacidades nos convierte en victimas. Entonces surgen: el desamor, la rabia, el resentimiento, la tristeza, el dolor, la enfermedad y todo sentimiento de incapacidad, de autocrítica,…como llamadas de atención para decirnos: ¡ojo, que no es por ahí! ¡Qué eso no te hace feliz!Pongamos un ejemplo: una mujer inteligente y capaz. Se enamora de un hombre que le pide que lo abandone todo por él y cree una familia. Ella no quiere dejar su profesión pero “por amor” a él (y por falta de amor hacia ella) lo deja, tienen hijos y se dedica a su casa. Al nacer su primer hijo ella cae en una depresión fuerte y se medica. Tras su tercer hijo vuelve a caer en una depresión profunda de la cual le cuesta un año y medio salir. La vida le está dando mensajes de que algo que está haciendo va contra ella misma. De que se está dando la espalda de alguna manera. En esta ocasión acude a terapia y entiende que se ha estado alejando de ella misma durante varios años. Decide reemprender su profesión (asumiendo que ahora tiene niños y que parte de su tiempo lo dedicará a ellos), al principio gana muy poco, solo suficiente para pagar a alguien que cuide de sus hijos, no obstante ella se siente revivir y sigue trabajando. Muy pronto le ofrecen una oportunidad de trabajar en otra empresa donde le triplican el sueldo. Siente que de nuevo ella es dueña de su vida, de que ahora ella puede decidir como compartirla, pues ha vuelto a tomar las riendas de su propia vida. Siempre había sido feliz hasta el día que por darle la prioridad a las elecciones de otro, dejo de serlo (de estarlo). Gracias a su lucidez se da cuenta de que se había olvidado de ella misma y lo acepta, se vuelve a considerar y a cuidar. Elije dejarse guiar, poco a poco, por su instinto (intuición, poder interior,…). Por fin, toma las decisiones adecuadas en su trabajo, es eficiente, y prospera día tras día. Pronto crea su propia empresa y dispone de más tiempo para ella misma. Guiada por su intuición delega en personas adecuadas y su trabajo prospera. La relación con sus hijos mejora considerablemente, ellos están más tranquilos y felices. Paradójicamente, en un principio, ella no trabajó por que pensaba que sus hijos sufrirían al no estar con ella. Otro ejemplo puede ser el de una persona que influenciada por sus padres decide estudiar una carrera que no le corresponde y dedicarse a ella. Aunque gana mucho dinero no se siente feliz. Con el tiempo ha perdido sus sueños de la juventud y ya no sabe quién es ni qué es lo que quiere. Solo continua día tras día en una vida que no le satisface y le crea un gran vacío. Con el tiempo empieza a tener bastantes molestias físicas: no digiere bien lo que come, tiene dolores de cabeza, el cuello y los hombros tensos,… Un día por casualidad, cae en sus manos un libro de autoayuda que le hace abrir los ojos y darse cuenta de que está viviendo una vida que no le satisface. Le da esperanzas de que existen posibilidades de un cambio. Decide asesorarse con una terapeuta. Poco a poco comienza a pintar (su pasión en su adolescencia) y cada día pasa más tiempo pintando. Se da cuenta de que pintando se siente vivo y decide pedirse una excedencia. Dedica seis meses de su vida a tomar clases de pintura y reorientar su profesión. Allí conoce a la que ahora es su pareja. Dejándose guiar por su poder interior comienza a vender sus cuadros de maneras nada convencionales y triunfa.Para este hombre el comenzar a amarse y tenerse en cuenta permitió que la profesión perfecta y la pareja más adecuada llegaran a él. Cuando uno no se da la espalda, cuando uno se ama entonces es divinamente guiado hacia las situaciones y relaciones más adecuadas para su felicidad. El carburante del Universo, de la Vida, es la felicidad (el amor). La Vida solo desea que seamos felices, ver como nos autorizamos gozar con ella y por ello, nos guía hacia las situaciones y relaciones que más nos convienen. El obstáculo nunca viene con intenciones enemigas sino todo lo contrario, él es una de las puertas abiertas sobre los cambios necesarios e implícitamente, muchas veces, deseados. El problema, el infierno, reside en el único hecho de que nos damos la espalda a nosotros mismos, a la vida. De bebés tenemos muy claro que somos seres maravillosos y perfectos pero según vamos creciendo somos bombardeados con mensajes que disminuyen esa evidencia. Nuestra valía empieza a caer: no lo hacemos lo bastante bien, no somos lo bastante buenos, no somos lo bastante altos, delgados, guapos, inteligentes, atractivos,… y terminamos haciendo nuestras estas opiniones externas y creyendo que no somos merecedores de la felicidad.Así es como empezamos a olvidarnos de quienes somos y que hemos venido a hacer a esta vida. Nos damos la espalda. En la mayoría de los casos hacemos lo que se espera de nosotros para ser amados y reconocidos. Lo que queríamos realmente ya no importa. Con el tiempo no nos olvidamos, pero casi, de lo que nos gusta y nos hace felices. Nos olvidamos de qué es aquello que nos haría sentir vivos, plenos, felices. Estamos muertos en vida. Nos sentimos vacíos. ¿En que tipo de motor nos hemos convertido frente al universo, de los dos cual es el sentimiento que estamos expandiendo, la luz (el amor) o la oscuridad (el miedo)?La única forma de volver a uno mismo es darse cuenta de que todos y cada uno de nosotros somos uno y la misma cosa con el Poder Universal. Somos parte del Universo creador de todo y formamos una unidad con él. Esencialmente somos perfectos y no importa qué hayamos hecho o dejado de hacer en esta vida pues nuestra parte esencialmente pura siempre permanece inalterable, perfecta, divina. Nuestra única responsabilidad en este mundo es aumentar esta realidad. Gozar gracias a nuestra parte amorosa, bondadosa, a la felicidad que siempre está ahí, en tí. Cuanto más le damos la espalda a nuestro poder interior, a nuestra parte pura y divina más nos cuesta luego re-conectar con él, ser guiados. Así en lugar de ser guiados por nuestro corazón somos guiados por nuestra mente. Pues ésta contrariamente a lo que terminamos creyendo no es mala por naturaleza sino que abandonada ella también por las riendas del corazón, nos engaña y nos priva de nuestra felicidad como la hemos privado nosotros mismos de su mejor amante, el corazón. Entonces nos hace creer cosas que no son verdad, nos hace actuar como nuestros padres, abuelos, maestros, etc. Nos hace olvidarnos de quienes somos. La única vía posible para ser feliz es conectar con este puntito de luz que hay en nuestro interior, nuestro poder. Cuanto más vivamos de acuerdo con nosotros mismos, amándonos y siendo felices, más crece nuestro poder y así más fácilmente somos guiados hacia nuevas situaciones y relaciones que nos hacen sentir vivos. Cuanto más usamos nuestro corazón más crece nuestro Poder.Hay personas que creen que siendo muy buenas con los demás, y aunque se olviden de si mismas, serán buenas y así crecerá su bondad (poder interior). No obstante estas personas se olvidan de que nadie puede amar al prójimo ni hacer el bien si no lo hace primero con uno mismo, es decir, directamente con la esencia misma.Pues el único deber que tenemos que cumplir es el de expandir, ante todo, nuestra propia luz. El que no se ama, se da la espalda y no crece en armonía con el sentido universal, no tiene amor que ofrecer.El que no es bueno consigo mismo, no puede actuar desde su corazón.Las personas que se dedican a los otros y se olvidan de si mismas no actúan desde su bondad; actúan desde su mente voluntariosa, desde una mente que les dice: sacrifícate, se bueno/a, antepón el bienestar de los demás al tuyo propio,… Como ya hemos dicho el carburante de la Vida es la felicidad, y lo único que la vida quiere de nosotros es que aumentemos nuestra luz y así la del planeta. Únicamente cuando nos amamos nos tratamos bien, nos convertimos en co-creadores de luz, paz y felicidad en el universo. Entonces podemos expandir esta felicidad a otros. Desde la mente sí podemos hacer cosas buenas, materialmente también, pero siempre que ésta esté actuando desde su poder supremo que es el Corazón. ¿Y cómo puedo amarme a mismo?La única forma de amarnos es aceptarnos tal y como somos, con nuestras rarezas, defectos, fallos, conscientes de que nuestra evolución está encaminada…Somos hijos del Universo; y este no nos juzga ni nos critica. Solo quiere lo mejor para nosotros. ¿Y tú, acaso quieres lo mejor para ti? Si el Universo no nos juzga ni nos critica, ¿Por qué lo hacemos nosotros? ¿Quiénes somos nosotros para juzgarnos, castigarnos, privarnos si el Universo mismo no lo hace?ALGUNOS PASOS PARA RETOMAR NUESTRO PODER:• Asumir nuestra responsabilidad: somos los únicos responsable de nuestra felicidad. De nada sirve mendigar a otros que nos hagan felices, ni tampoco culpar a otros y responsabilizarlos de nuestra propia infelicidad. Por mucho daño que nos hayan podido hacer solo nosotros tenemos la llave de nuestros pensamientos y sentimientos. Solo nosotros somos responsables de perdonar. Esto es un acto propio del único corazón del que disponemos. Aquí se encuentra la verdadera liberación del agredido. • Atreverse a expresar nuestros sentimientos. Durante siglos hemos sido enseñados a que expresar emociones era cosa de débiles o de maleducados. La expresión de la rabia ha sido crudamente censurada, especialmente en la mujer. La tristeza y el llanto resultan insoportables para la mayoría: cuantas veces habremos visto a adultos animando a un niño que se ha hecho daño, a callarse y cortar su llanto, cuantas veces les podemos escuchar diciendo: no es nada. Pero al niño le duele. Reconocer el dolor lleva a tranquilizarse o tranquilizar al otro. Negar el dolor es automáticamente aumentarlo. Negar es un modo de enseñar, y así se nos ha enseñado, que las emociones, los dolores, no importan, no son nada. Y así aprendemos a tragar en vez de sacar y limpiar. ¿Cuántas emociones habremos tragado con los años…? ¿Cuántas emociones reprimidas llevamos con nosotros cada día ¿Cuanto daño nos hacemos expandiendo así el malestar por no enfrentarlo y sacarlo?• Reprogramar nuestra mente con nuevos pensamientos de valía y merecimiento alegra a nuestra más potente herramienta que es el corazón. Devolverle su guía la hace renacer : Me merezco lo mejor y ahora lo aceptoSoy una y la misma cosa con el Poder que me ha creadoMe amo y me acepto exactamente tal y como soyLa felicidad corre por mi vida como la sangre por mis venas… Realizar afirmaciones cada día es una eficaz forma de reorientar nuestras convicciones sobre nosotros mismos, la Vida,…Ahora elijo detectar e identificar los obstáculos que me señalan mi equivocación, que me sugieren el nuevo camino que puedo tomar. Me autorizo a salir de las situaciones que puedan frenar mi vivencia de la felicidad. Estoy a salvo creciendo.

Durante siglos hemos buscado el poder fuera; en los padres, en los dioses, en los superiores, en los reyes, en los sabios, en magos, en la medicina, en la religión,… Ahora entendemos que el poder solo lo encontraremos dentro de nosotros mismos, en nuestro interior.

Dentro de todos y cada uno de nosotros brilla un poder interior que se expande en función de nuestras vivencias y comportamientos. Él nos guía natural y amorosamente hacia la salud perfecta, la pareja perfecta, la profesión perfecta y nos ofrece la prosperidad en todo aquello que deseamos.

Nuestro poder interior es el motor de nuestra felicidad

Amarnos a nosotros mismos es reconocer esa guía, es crecer con esa luz y hacer que se expanda libremente desde nuestro interior hacia su fuente, el mismo universo.
El peligro reside en el Olvido de quienes somos y qué hemos venido a hacer en este rincón de universo; que tipo de sentimientos hemos venido a experimentar, como seres humanos, a compartir y expandir en este mundo. El peligro reside en olvidarse de que todo este viaje ha sido programado y deseado por nuestra esencia divina.

Abandonarnos es darle la espalda a esta realidad. Olvidarnos de ser felices es convertirnos en seres prisioneros de la incapacidad (no soy capaz de esto, no voy a lograr lo otro, no me merezco esto, esto no es para mí…), en victimas de los demás (si mis padres se hubiesen comportado de otra forma, si mis hermanos me hubiesen entendido,…), nos convertimos en ciegos ante nuestra propia responsabilidad. En inválidos a la hora de aumentar nuestro propio poder interior. Nos convertimos en el renegado ante nuestro único guía interior. Negar nuestras capacidades nos convierte en victimas. Entonces surgen: el desamor, la rabia, el resentimiento, la tristeza, el dolor, la enfermedad y todo sentimiento de incapacidad, de autocrítica,…como llamadas de atención para decirnos: ¡ojo, que no es por ahí! ¡Qué eso no te hace feliz!

¿Y cómo puedo amarme a mismo?
La única forma de amarnos es aceptarnos tal y como somos, con nuestras rarezas, defectos, fallos, conscientes de que nuestra evolución está encaminada…Somos hijos del universo; y este no nos juzga ni nos critica. Solo quiere lo mejor para nosotros.

¿Y tú, acaso quieres lo mejor para ti?
Si el universo no nos juzga ni nos critica, ¿Por qué lo hacemos nosotros?¿Quiénes somos nosotros para juzgarnos, castigarnos, privarnos si el Universo mismo no lo hace?

Algunos pasos para recuperar tu poder interior

* Asumir nuestra responsabilidad: somos los únicos responsable de nuestra felicidad. De nada sirve mendigar a otros que nos hagan felices, ni tampoco culpar a otros y responsabilizarlos de nuestra propia infelicidad. Por mucho daño que nos hayan podido hacer solo nosotros tenemos la llave de nuestros pensamientos y sentimientos. Solo nosotros somos responsables de perdonar. Esto es un acto propio del único corazón del que disponemos. Aquí se encuentra la verdadera liberación del agredido y el verdadero poder interior.
* Atreverse a expresar nuestros sentimientos: durante siglos hemos sido enseñados a que expresar emociones era cosa de débiles o de maleducados. La expresión de la rabia ha sido crudamente censurada, especialmente en la mujer. La tristeza y el llanto resultan insoportables para la mayoría: cuantas veces habremos visto a adultos animando a un niño que se ha hecho daño, a callarse y cortar su llanto, cuantas veces les podemos escuchar diciendo: no es nada. Pero al niño le duele. Reconocer el dolor lleva a tranquilizarse o tranquilizar al otro. Negar el dolor es automáticamente aumentarlo. Negar es un modo de enseñar, y así se nos ha enseñado, que las emociones, los dolores, no importan, no son nada. Y así aprendemos a tragar en vez de sacar y limpiar.
¿Cuántas emociones habremos tragado con los años…?
¿Cuántas emociones reprimidas llevamos con nosotros cada día
¿Cuanto daño nos hacemos expandiendo así el malestar por no enfrentarlo y sacarlo?
* Reprogramar nuestra mente: para recuperar nuestro poder interior con nuevos pensamientos de valía y merecimiento alegra a nuestra más potente herramienta que es el corazón.
* Devolverle su guía la hace renacer: Me merezco lo mejor y ahora lo acepto. Soy una y la misma cosa con el Poder que me ha creado. Me amo y me acepto exactamente tal y como soy. La felicidad corre por mi vida como la sangre por mis venas… Realizar afirmaciones cada día es una eficaz forma de reorientar nuestras convicciones sobre nosotros mismos, la Vida…

Ahora elijo detectar e identificar los obstáculos que me señalan mi equivocación, que me sugieren el nuevo camino que puedo tomar.
Me autorizo a salir de las situaciones que puedan frenar mi vivencia de la felicidad. Estoy a salvo viendo crecer, día a día, mi poder interior.

!Atreveta a ser feliz!

Prosperidad y Abundancia en tu vida...

La felicidad es el combustible de la prosperidad. Sentirnos merecedores de lo bueno es el primer paso para atraer la abundancia. Cuando nos referimos a prosperidad no solo hablamos de dinero: amigos, pequeños detalles, momentos irrepetibles, etc...

El Universo es próspero y por el hecho de haber nacido en Él y de Él, por el simple hecho de pertenecerle en totalidad, nos merecemos disfrutar de la prosperidad.

Cuando hablamos de prosperidad no nos referimos solo al dinero. Ante todo hacemos referencia al Amor pues Él, lo tiene y lo contiene todo. Él lo ha entendido y elige comportarse y sentirse existir desde ahí, no carece de nada, no le falta ya nada, ni éxito y dinero si es lo que desea. Lo importante es sentir felicidad y así convertirse en un verdadero generador de esta. El amor es todo poderoso y contiene todo aquello que podemos desear soñar y, sin duda mucho más. La prosperidad es, por ejemplo: tiempo para disfrutar y gozar de lo que hacemos, la comodidad en nuestra vida, la salud, la belleza, las relaciones, y por supuesto al dinero. La prosperidad hace también referencia a un estado de ánimo.


Hay dinero y abundancia de bienes materiales suficientes para todos. Trata de pensar por un momento en el lugar donde te encuentras en este momento: en tu ciudad, en tu país, en tu continente, en el planeta tierra, en nuestra galaxia la Vía Láctea, en nuestro Universo… ¡Somos tan pequeñitos! Trata de imaginarte por un momento la infinita abundancia que existe en Él: en la cantidad de planetas, estrellas, asteroides… que existen, o en la cantidad de gotitas de agua que hay en el mar.

El Universo es infinito, es una provisión inagotable ¿Crees que para Él es difícil concedernos una casa bonita, un coche seguro, un buen sueldo… abundancia de bienes materiales?

Nuestra Vida, es decir, la totalidad de las posibilidades (capacidades) a nuestra disposición, está más que dispuesta a materializar nuestros deseos de prosperidad y a ofrecérnosla. El carburante de la propia Vida es la felicidad, y por ello, siempre está dispuesta a hacer lo necesario para que seamos sus generadores, sus creadores. Ella se convierte en lo que nosotros sentimos y experimentamos.

La dificultad se haya en que no siempre aceptamos esta realidad y por consecuencia su abundancia. En algún rinconcito creemos no merecerla; nos creemos indignos de aquello que en realidad hemos venido a vivenciar, igual que nos creemos indignos de la Esencia que lo ha Creado Todo.
Hemos crecido con una o varias de estas creencias. Las hemos interiorizado como nuestras: no hay suficiente para todos, los ricos son todos unos ladrones, hay que ahorrar por si luego no hubiese o se acabase, el dinero se acaba, se gasta, tener mucho es "pecado", hay que trabajar muy duro para vivir…
Tomemos como ejemplo la última de estas creencias: hay que trabajar muy duro para vivir. Está grabada en el interior de casi todos nosotros. Hay personas que aunque atraen con mucha facilidad la abundancia a sus vidas se sienten culpables. No creen haber trabajado lo suficiente o haberse esforzado bastante. No se lo merecen. De este modo aunque atraen fácilmente grandes cantidades de dinero se deshacen rápidamente de él: lo pierden, lo gastan inútilmente, les surgen imprevistos… otros, por el contrario, pasan muchas horas trabajando para darse la sensación de merecer su sueldo.
¿Cuántas horas al día les quedan para disfrutar de ellos mismos?.
¡Aceptemos la abundancia y la prosperidad en nuestras vidas!
¡Atrevámonos a ser felices!

¡Me merezco todo lo bueno, me libero de las limitaciones y creencias impuestas por la sociedad y por mi pasado. Soy libre y disfruto de la totalidad de las posibilidades!

Aquí os dejamos unos pasos que pueden ayudaros a aceptar esta abundancia de vida:

* Alégrate de la prosperidad ajena, criticar la forma en que otros administran sus ingresos equivale a decirle al Universo: a mi no me gusta gastar ni tener mucho.
* Elimina los límites a tus ingresos, no te limites a unos ingresos fijos. Nunca sabes de donde puede provenir una fuente nueva de ingresos.
* Identifica en ti las falsas creencias que causan tus carencias. La mayoría de nosotros hemos crecido con estas creencias.
* Agradece lo que ya tienes, aunque no te guste del todo y desees algo mejor. * Aprende a recibir, agradece de corazón lo que los demás te ofrecen, los piropos…
* Permítete aceptar la abundancia en tu Vida .
* Deja marchar lo viejo, dejando así espacio para acoger lo nuevo. Interioriza está creencia: "El Universo satisface, con creces, todas mis necesidades"

Interioriza está creencia: "El Universo satisface, con creces, todas mis necesidades"

!Atrevete a ser feliz!

La importancia de la gratitud.

Si has visto o leído El Secreto, habrás escuchado hablar de la importancia de agradecer lo que tienes.

La gratitud es la forma de atraer más cosas buenas y situaciones que por las que puedas estar agradecido a tu vida.

Imagínate que quieres vivir en una preciosa casa con 5 dormitorios en el campo, pero que ahora vives en un pequeño y ruidoso apartamento en el centro de la ciudad. SI te enfocas en que no te gusta estar viviendo allí, nunca te irás del apartamento o, si lo haces, será a un sitio igual o aún peor. Si te enfocas solo en lo que no te gusta, tu vibración serán débiles y atraerá más de eso mismo que no te gusta.

Ahora bien, si por el contrario reconoces que hasta hoy has hecho lo mejor que creías, que el piso en el que vives te ha dado al menos cobijo, estarás emitiendo un sentimiento de gratitud. Tu mente quedara libre para enfocarse entonces en los nuevos pensamientos a cerca de una nueva casa, un nuevo lugar donde vivir. Podrás dejarte sentir por las sensaciones que causaran ahora tus nuevos pensamientos.

Agradecer no es otra cosa que decirle al Universo: me doy cuenta de que mis circunstancias actuales son fruto de mis propios pensamientos y creencias del pasado. Gracias, me he dado cuenta y ahora elijo disfrutar de otras cosas mejores y buenas para mí.

Y esto se aplica a todos los aspectos de nuestras vidas. Imagínate por un momento una pareja en la que uno continuamente le reprocha al otro las cosas que no le gustan de su forma de ser. Esta pareja está avocada al fracaso absoluto al menos en lo que es la felicidad.
Dado que se está enfocando en lo que no le gusta de su pareja, lo que atraerá es que esa persona se comporte aun más del modo que no le gusta. Si en lugar de criticar y hacerle reproches, le diera más importancia a aquello que sí le gusta de su pareja, (esto se puede conseguir siempre y cuando haya realmente amor entre dos) lo que obtendría serían más comportamientos de lo mismo, y una sensación de bienestar en aumento por ambas partes.

Agradecer es enfocarnos en todo lo bueno que tenemos y sentir alegría por ello. Es decir, Sí.

Consigues algo que es bueno para ti y quieres, cuando dejas que aumente naturalmente tu nivel vibratorio. El motor siempre es, la sensación, la emoción y los pensamientos que tengas en cualquier momento. El Universo está perfectamente a la escucha.

Tú eliges: te enfocas en lo que te gusta para así disfrutarlo y atraer más de lo mismo, o eliges quedarte en la queja y el victimismo…con lo cual seguiras atrapado e incomprendido atrayendo…Nada agradable!

¡Atrévete a Ser Feliz!

Otro...Que es la ley de la atraccion??

La ley de la atracción es aquella por la que atraemos a nuestras vidas exactamente aquello en lo que nos enfocamos.
Somos imanes que enviamos continuamente mensajes al Universo a través de nuestros pensamientos y sensaciones.
Atraemos a nuestras vidas aquello a lo que prestamos más atención y conferimos más fuerza.
Nuestra fuerza y nuestro poder son infinitos.
Pongamos un ejemplo claro: una mujer que ha sido criada por una madre que le decía continuamente: "los hombres son todos unos críos". Al relacionarse con hombres siempre va a encontrar aquellos que verifiquen su creencia. El Universo no hace más que cumplir sus deseos. Ella dice: "Los hombres son todos unos niños" y el Universo entiende: esta chica quiere encontrar hombres que sean como ella espera que sean y le envía situaciones en las que encontrará exactamente eso.

Otro ejemplo: Una persona que ha sido criada en una familia rica en la que nunca tenían que preocuparse por el dinero. Esta persona dé por hecho que el dinero en abundancia es algo natural. El Universo escucha esto y le facilita situaciones en las que el dinero le llega fácilmente.

Todos disponemos de este infinito poder de atraer a nuestras vidas exactamente aquello que deseamos.

Muchos nos preguntamos en este punto, pero si yo quiero ser ric@, ¿entonces por qué no lo soy?, o bien pero si yo deseo una pareja maravillosa y no la tengo, o bien deseo tener una salud perfecta y no es así... Pues bien, el Universo no hace más que cumplir nuestros deseos.

Cuando "deseamos" algo y no nos llega es porque existe una resistencia. Por ejemplo: un hombre desea ser rico y ganar dinero en abundancia, y se visualiza a sí mismo viviendo en abundancia y siendo rico. Pero nada llega. Tras unas sesiones de coaching se da cuenta de que realmente cuando se visualiza así no se siente bien, "se pone nervioso". De pequeño este hombre creció como muchos de nosotros con la falsa creencia de que los ricos son unos ladrones y de que para que unos sean ricos otros han de ser pobres. Este hombre aprendió a sustituir esas viejas creencias por otras nuevas acordes con sus propios deseos. Así cambió rápidamente las condiciones de su vida. Clarificó exactamente lo que quería conseguir para su vida (que resultó nos ser lo que originalmente pensaba). El Universo es el único espejo que no solo refleja sino materializa nuestros pensamientos y sentimientos o emociones a través de situaciones concretas, cosas, ...

¿Te atreves a experimentarlo?

!Atrevete a ser feliz!

Responsabilizate al 100% de tu vida

Solo existe una forma de atraer lo que quieres a tu vida: Responsabilizate al 100% de absolutamente todo lo que te pase.

Puede que estés pensando: pues cuando ocurre un accidente, ¿Cómo puedo ser yo responsable? o de una catástrofe natural ¿Qué tengo yo que ver?... pues sí, tú eres responsable de crear y emitir vibraciones que te han llevado hasta allí. Porque de hecho eres tú y no yo el que está allí.

Habrás odio de tantas y tantas personas que se han salvado milagrosamente de morir en accidentes, en terremotos, en volcanes, etc. Un ejemplo real, una mujer estuvo en la inaguración de un centro comercial el día que este se hundió muriendo decenas de personas. Ella casualmente estaba en el servicio. Otro día esta misma persona iba a coger un avión pero curiosamente se despistó en la dutty free y voilá perdió el avión. Este se estrelló muriendo todos los pasajeros. Esta mujer está atrayendo a su vida situaciones límites al borde de ocurrirle una tragedia, pero atrae situaciones en las que se salva.

Asumir la responsabilidad total de nuestras vidas es el paso indispensable para poder avanzar y obtener lo que deseamos.
Cuando la vida te traiga cosas que no desees más, por ejemplo un accidente o un susto con el coche, problemas para aparcar, una gripe... en vez de enfadarte y pensar: "esto no está funcionando", plantéate qué es lo que estás haciendo, pensando o sintiendo para atraer estas situaciones concretas a tu vida.

Asume tu responsabilidad, RECUPERA TU PODER

!Atrevete a ser feliz!

Cómo saber si estoy atrayendo lo que quiero a mi vida...

Hay una regla básica e inquebrantable:
Si te sientes bien atraerás más cosas que te harán sentir bien .
Si te sientes mal, atraerás más cosas que te harán sentir mal.

Cuando te estés sintiendo mal: triste, ansios@, enfadad@, celos@, envidios@, desanimado... encuentra un modo de cambiar esta vibración por una que te permita sentir bien: alegre, feliz, relajado... De este modo acelerarás el proceso de atraer a tu vida todo tipo de bien.

Ejemplos de cosas que podemos hacer para subir nuestra vibración: leer un libro sobre la ley de la atracción (siempre inspira y tranquiliza), hacer alguna afirmacion, llama a algún amigo, mira fotos de bebés, mira imágenes del viaje que quieres hacer, o de la casa que deseas comprar o del coche... escucha una música que te inspire... haz aquello que te produce mayor felicidad.

Cuando caemos y nos sentimos mal es importante no quedarnos mucho tiempo en este sentimiento vibracional bajo. Actúa, haz algo, lo que sea que a ti te inspire. Ya sabes, el Universo es un reflejo creador y refleja exactamente aquello en lo que más te enfocas.

Verdad que si hubieses sabido esto antes te hubieses ocupado rápidamente de encontrar formas de no quedarte en lo que te hace sentir mal?

Busca tu propia manera y ... ¡adelante!.

La suerte no existe...

Todos hemos crecido escuchando frases del tipo: "que suerte que tiene fulanito", "que mala suerte los que se encontraban en Indonesia cuando ocurrió el maremoto", "que horror la gente que estaba en no sé donde cuando estallo el volcán", "que mala suerte tuvieron los que fueron fulminados por los rayos de aquella tormenta",...
¿Suerte?

Cuando empezamos a entender y a aceptar mejor el funcionamiento del Universo, nos podemos dar mas cuenta de que nada de lo que sucede es cuestión de suerte o mala suerte.

El Universo manifiesta naturalmente y perfectamente nuestra realidad cotidiana creando las situaciones que verifican nuestras creencias.

De este modo si yo pienso repetidamente algo, por ejemplo que la gente de un sitio determinado es muy desagradable, cuando me tope con alguien de ese lugar el Universo me enviará precisamente esas personas desagradables que confirmen mi creencia y esté en la misma frecuencia vibratoria que yo.

Alicia, es una joven que acudió a un curso de La Ley de la Atracción. Tenía entonces la firme creencia de que la gente en EEUU era horrible, que no podía confiar en ellos... por motivos laborales viajaba frecuentemente allí. A raíz del curso, tomó conciencia de que era precisamente ella la que estaba atrayendo a ese tipo de personas horribles.

Utilizo entonces uno de los ejercicios que aprendió en el curso de la ley de la atracción soltar esa falsa creencia. Visualizo que se encontraba con personas de EEUU que eran amables, de confianza...

Al cabo de un mes de asistir al curso, tuvo que viajar a California por motivos laborales. Esta vez todo fue distinto. Encontró gente amable con la que aun ahora mantiene una amistad, y, además conoció al que ahora es su pareja.

¡Alicia estaba atrayendo hacia sí personas desagradables impidiendo así que la persona adecuada para ella apareciese en su vida!

De modo que, ¿qué ocurrirá si ignoramos el poder de nuestros pensamientos y su poder de atraer nuestras circunstancias externas, si seguimos ignorando que el poder universal sintoniza naturalmente y perfectamente con nuestro propio poder? ¿Qué situaciones atraeremos entonces?

De hecho cada vez que ocurre una catástrofe natural, un accidente... escuchamos a alguien que se salvó de forma curiosa como: una persona que pierde el avión que luego estalla, personas que en el último momento no pudieron irse de viaje al lugar donde ocurrió un maremoto, personas que no fueron a trabajar el día que estallaron las torres gemelas...


Todo esto es efectivamente muy duro para las personas que han perdido a seres queridos en este tipo de situaciones... pero... ¿no es más duro aún vivir con la creencia de que no tenemos control alguno sobre las circunstancias? ¿de que no tenemos ningún tipo de elección? ¿ No te parece absurdo creer que el Universo es injusto y caprichoso y juega con nuestras vidas a su antojo?


Somos criaturas del Universo y este nos ama y desea nuestro bienestar. Así mismo, desde su corazón, las personas se aman se cuidan y crean lo mejor para sí mismas.


La Ley de la Atracción es uno motor universal. El Universo como un espejo vivo, refleja materialmente lo que pedimos, aunque no nos demos cuenta de que lo estamos haciendo.

Ahora, ya, sí que sabes cómo funciona , en este aspecto, nuestro Universo; ahora, ya, si que puedes observarte y observar quien es responsable de tu vida de todo lo que ocurre en tu cotidiano; sabes que eres al 100% responsable de todo lo que experimentas; ahora, ya, sí tienes las herramientas para atraer a tu vida situaciones alegres y ricas. Ahora ya no puedes hacer como el que no supieras.

Tú y solo tú has atraído este artículo, esta información. Y tú y solo tú eres responsable de lo que puedes hacer con esta información.


Los seres humanos pasamos gran parte de nuestras vidas (sino toda) ciegos a lo que llamamos evolución,( quienes somos, donde estamos y a donde vamos). Y esta ceguera es la única que nos impide disfrutar al 100% de las posibilidades que la Vida nos ofrece.

¡Abre los ojos y Atrévete a Ser Feliz!

¿Por qué es importante aprender a prestar atención a nuestras emociones?

La Ley de la Atracción nos dice que los pensamientos sobre los cuales reflexionamos, los sentimientos que nutrimos, las palabras que decimos y las acciones que emprendemos, están hechos, como todo lo que existe, de energía. Dicha energía vibratoria atrae, hacia tu vida, más energía del mismo tipo.

De este modo si estás teniendo pensamiento de pobreza, de infelicidad, de tristeza, de miedo… estarás emitiendo una energía de una frecuencia vibratoria muy baja que atraerá hacia ti, pensamientos, sentimientos y situaciones con la misma energía baja.

La mayoría de nosotros, ya sea por motivos de rutina, por ignorancia, o por falta de tiempo para adentrarnos un poco más en nuestro crecimiento personal, no podemos dirigir realmente lo que pensamos, sentimos, hacemos, ni decimos. A demás, según diversos estudios científicos, el 96% de nuestras acciones están motivadas por pensamientos y sentimientos que están fuera de nuestro nivel de consciencia.

Dado que tenemos entre 50.000 y 60.000 pensamientos al día, es completamente imposible controlarlos todos. Es muchísimo más fácil y efectivo aprender a prestarle atención a nuestras emociones y elegir los pensamientos que nos hablan de lo que realmente es importante para nosotros en el aquí y ahora y que sin duda nos permiten disfrutar más de nuestro día a día.

¿Y ahora bien? Desde tu atención hacia ti mismo más presente, te das cuenta de que te estás sintiendo mal. La frecuencia vibratoria de tus pensamientos y emociones esta baja…
¿Y ahora qué?

La mayoría de nosotros caería en la tentación de luchar creando así una resistencia, contra este sentimiento, se esforzaría en cambiarlo a toda costa con la ayuda de pensamientos positivos, o bien simplemente lo ignoraría.

Ufff!!! Esto, además de cansado solo es inútil.

¿Qué hacemos cuando luchamos contra un sentimiento? Pues sencillamente estar creando otra resistencia y así, dándole más fuerza aun de la que ya tiene al sentimiento negativo.

Cuando no aceptamos, cuando rechazando con frialdad o desprecio, por miedo y sin entender lo que nos está ocurriendo, nuestros sentimientos de auto rechazo aumentan, manteniéndonos entonces a un nivel vibratorio muy bajo.

¿Y qué atraemos entonces? Definitivamente, lo que no queremos

Aceptar en este caso, no es seguir aumentando la molestia que estamos sintiendo, sino darse cuenta de que existe para tratarla desde nuestra conciencia, con la ayuda de las técnicas que tenemos ya a nuestro alcance.

Pongamos un ejemplo de todo esto: un amigo te cuenta un secreto y tú, por distracción se lo comentas a alguien. Al cabo de un rato te sientes incomodo contigo mismo, piensas un poco y, te das cuenta de que has metido la pata. Surgen sentimientos fuertes de culpa. En ese momento piensas en pedirle disculpas a tu amigo pero, piensas que le dolerá mucho y también, temes su reacción. Ahora te sientes fatal. Entonces, intentas ignorar el problema, pensar en otra cosa, distraerte, llamar a alguien, hacer algo que te haga olvidar… pero el sentimiento de culpa está presente. Los pensamientos siguen inconscientemente recordándote lo que has hecho y además te conectan con situaciones de tu infancia en las que fuiste culpado por algo o acusado…Vemos que inconscientemente se forma tal follón que el sentimiento va aumentando y aumentando hasta que, realmente te sientes muy mal.

Según la Ley de la Atracción, desde esta vibración baja en la que te encuentras, vas a atraer situaciones en las que te sientas igual de mal, de modo que cuando llegue el momento de enfrentarte a lo que has hecho y hablar con tu amigo todo saldrá mal. (Tan mal como tus pensamientos conscientes e inconscientes han fantaseado).Pongamos una solución alternativa: en el momento en que te das cuenta de que has metido la pata, permites que el sentimiento de culpa surja, lo identificas y lo aceptas. Aceptas que eres un ser humano y que como tal no eres perfecto y cometes errores. Te aceptas con tus imperfecciones y te perdonas. Llamas a tu amigo desde esta energía de buena fe de confianza en ti y en él. Tu amigo podría sorprenderte si realmente es un amigo, sin duda, te quiere y puede entender que ha sido un error, puede aceptar que lo lamentas.

Desde este comportamiento, esta energía, estás atrayendo precisamente una situación de comprensión y de perdón, así que tu amigo te dice que no tiene importancia y que realmente no era algo como para mantenerlo tan secreto, que sin darte cuenta lo que has hecho es quitarle importancia y fuerza al problema.

Este es un ejemplo de lo que es aceptarse. Tú te has aceptado con tu error, has considerado tus sentimientos, has obrado desde tu autenticidad, ( Amor), que es la frecuencia vibratoria más alta que pueda existir. Y solo así es como puedes atraer más de lo mismo: AMOR.

Bien, y ahora te preguntarás ¿Y cómo llevo yo esto a la práctica?

Para aprender a utilizar la Ley de la Atracción a nuestro favor, para atraer lo que deseamos a nuestras vidas, hemos de dar unos pasos importantes.

El primer paso consiste en identificar, para soltarlas, nuestras falsas creencias, liberarnos de cualquier auto concepto pre fabricado en un pasado que ya no tiene el mismo sentido. Eliminar culpas, y practicar el perdón hacia uno mismo y hacia los demás, crea una higiene de vida estimulante para el día a día y un impulso benéfico para nuestro propio crecimiento personal. Hemos de recordar siempre que, lo semejante atrae a lo semejante. Desde el enfado atraemos situaciones desagradables, desde el bienestar atraemos situaciones agradables.

Este primer paso ya crea espacio en nuestro interior para seguir dando, desde ahí, los siguientes. Una vez que estamos mejor posicionados en nuestro corazón, que nos reconocemos tal y como somos, aceptando hacer los cambios que nos parecen necesarios, podemos empezar a atraer lo que deseamos. Con el siguiente paso nos abriremos para recibir lo que estamos atrayendo…

Todos estos pasos son cubiertos en los talleres de Atrévete a Ser Feliz, impartidos por Anne Astilleros.

¡Atrévete a Ser Feliz!
Búsqueda personalizada
Se ha producido un error en este gadget.

Interpretación de sueños

Seguidores

Votacion en Ojo Mistico

Votar por mi sitio.

Se ha producido un error en este gadget.

Biorritmo

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

World Clocks

Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.
Se ha producido un error en este gadget.

Has podido encontrar notas interesantes?

Loading...

Datos personales

Cali, Valle del cauca, Colombia
Para todos ustedes con mucho cariño..... Disfruten este sitio...